LA PANGA

MAYAHUEL HURTADO | Opinión | 12/02/2018

¿LAS CERVEZAS O LA VIDA?, ¡OBVIAMENTE LAS CHELAS!
Vaya descomposición social que se está dando en nuestro municipio, pues al parecer tras el lamentable accidente ocurrido la tarde-noche del sábado, el actuar de algunos ciudadanos fue solidarizarse para intentar rescatar con vida a las personas que se encontraban a bordo de una camioneta en llamas, mientras que otros, la mayoría, eligieron que la rapiña era la mejor opción y no titubearon en rescatar cartones de cerveza que se encontraban en uno de los tractocamiones accidentados.
Pero antes de realizar el análisis, vamos a la nota que publicó El Noticiero de Manzanillo y que cimbrará a la sociedad porteña ante la decisión de quienes prefirieron rescatar cervezas, en lugar de salvar vidas:
“Cinco integrantes de una familia murieron calcinadas, entre ellas dos niños, al incendiarse la camioneta en la que viajaban, tras ser embestida durante el encontronazo de dos camiones de carga pesada en el cruce de las vías del tren, a la altura de Tapeixtles, por la carretera de ingreso a Manzanillo.
“El accidente ocurrió poco después de las siete de la noche, cuando un camión que salía del puerto, cargado de cerveza, cruzó a la izquierda sobre las vías del tren, para ingresar a la zona de patios; en tanto, la camioneta con placas de Jalisco, que llegaba desde Ciudad Guzmán, estaba parada esperando el cruce del camión.
“Mientras esto sucedía, un camión cargado con varias toneladas de arena bajaba por la carretera hacia el puerto y los frenos no fueron suficientes para detener la pesada unidad, que en el camino se llevó lo que encontró, primero, con la parte trasera del camión que cargaba cerveza y de paso arrastraron la camioneta familiar en la que viajaban seis personas: Tres adultos, un adolecente, una niña y un niño.
“El camión sin frenos voló por el aire y cayó en el carril contrario con la parte frontal del motor destrozada y quedó de costado; mientras el otro camión perdió la carga de cerveza.
“Lo lamentable fue, que la camioneta familiar que venía de Jalisco, se incendió y entre las llamas sólo pudo salir un adolecente de entre 16 ó 17 años de edad, que gritaba pidiendo auxilio para que le ayudaran a su familia que se quemaba, el adolecente mostraba quemaduras en las piernas.
“Al llamado de auxilio nadie apareció, los que sí llegaron fueron los que comenzaron a llevarse cartones de cerveza para seguir la fiesta en el bar que está frente del sitio donde ocurrió el accidente o en su casa.
“Los primeros en llegar fueron los paramédicos de la Cruz Roja, en tanto que los bomberos tardaron tanto, que cuando llegaron los tres adultos y los dos niños que habían quedado dentro de la camioneta familiar, estaban completamente calcinados.
“Horas después llegó personal del Servicio Médico Forense, en tanto que el paso o ingreso estuvo cerrado y los vehículos fueron desviados por el libramiento El Naranjo”.
Hasta ahí la transcripción de la nota amable lector, lectora, que nos muestra en toda su crudeza el grado de descomposición de nuestra sociedad y de cómo ante un caso de emergencia en donde cada segundo cuenta, porque representa el salvar una vida, la solidaridad brilló por su ausencia, porque fueron muy pocos los que se arriesgaron a salvar a los integrantes de la camioneta en llamas y muchos alcohólicos que siguiendo su instinto y no teniendo control de su adicción a las bebidas embriagantes, vieron que la mejor opción era realizar actos de rapiña y llevarse del camión de cervezas aquellos cartones “gratis” para seguirse embriagando; finalmente, para esas personas tiene más valor un cartón de 24 cervezas de 355 mililitros, o uno de 12 caguamas de litro o de las conocidas “ampolletitas” o “barrilitros”, que haber intentado salvar la vida de cinco seres humanos entre ellos una niña de apenas tres años.
Creo que la cervecería debe entregar un galardón a quienes con un comprobado alto nivel de consumo de alcohol, ayer dieron muestra que las adicciones y la apatía por preocuparme de lo que le ocurre a otros ante una emergencia, deja al descubierto que Colima no solo ocupa las primeras posiciones de consumidores de cerveza, sino que además, un porcentaje de la sociedad ayer dio muestras de estar anestesiado y eligió su nivel de prioridades. Esperemos que no sea el fin del mundo y se den actos de rapiña en todos lados, porque nos queda claro que matarían incluso por una cerveza.
LOS REMOS DE LA PANGA
REMAZO: Debería ser la prueba de paternidad un elemento primordial ante un juicio en el que una mujer exige le sean respetados los derechos a los hijos o hijas. Partiendo de ahí, obtener una pensión alimenticia ante el comprobar que no ha recibido manutención, para sus pupilos desde su nacimiento. Si el hijo recibe manutención no hay delito que perseguir, pero si en toda su vida no ha recibido ningún tipo de pensión alimenticia de parte del padre, entonces la madre del o los hijos, está en todo su derecho de exigir el apoyo económico para ellos.
Pero este tema es largo y complejo, hablaremos de él en futuras entregas.