Pergamino Balompédico

Ultramedia | Deportes | 08/04/2011

Alex Carbajal Berber

• Los cuatro partidos Pues parece que está todo sentenciado para que en un lapso de 18 días disfrutemos de cuatro súper clásicos del futbol español, tanto en semifinales de la Liga de Campeones de Europa, como en la final de la Copa del Rey de España, así como en la segunda vuelta de la Liga de Futbol de Primera.

Los resultados ventajosos que tuvieron, primero, el Madrid de José Mourinho ante el Tottenham inglés por 4-0, y la posterior victoria del Barcelona por goleada de 5-1 obtenida ante el Shaktahr Donetsk, prácticamente confirman que este duelo galáctico será revivido en múltiples ocasiones.

El morbo es obvio: el 5-0 de la primera vuelta en la Liga Española que tuvo a su favor el conjunto catalán resulta la sal y pimienta para iniciar este viacrucis de enfrentamientos. Mourinho, con todo el resentimiento que ha de guardar por el resultado de aquél primer partido, apostará a que el refuerzo de Emanuel Adebayor y el regreso de Kaká sean suficientes para darles el “upgrade” –subida de nivel- necesario a los madridistas para ganarle a los catalanes.


Pep Guardiola también está consciente de que los duelos venideros serán fundamentales para el club, y su pasaje en el segundo “dream-team” de la historia del club. Los seis títulos de 2009 han sido el fragmento determinante que ha hecho pensar a muchos conocedores, que estamos ante el mejor club de la historia, comparándolo con el Real Madrid de Di Stéfano, el Santos de Pelé, el Ajax de Cruyff, y el Milán de Arrigo Sacchi. Esta serie de enfrentamientos serán los que le den un plus a la gestión de Guardiola, que lo colocarían, quizá, como el mejor técnico de clubes en la historia, con tan sólo 40 años.


A sabiendas de lo venidero, Pep bajó del espectro las desafortunadas palabras de Sandro Rosell -presidente del Barcelona-, quien vaticinó otra victoria de 5-0 en la próxima final de la Copa del Rey. En primer orden, Guardiola dudó de si continuará al frente del Barsa por mucho tiempo más, poniendo a su favor la incertidumbre sobre su estado físico, tras la noticia de la hernia discal que lo tuvo hospitalizado por algunos días. Después, se mostró preocupado, pues por primera vez “no le gustaba lo que estaba viendo” de su club, y con eso tumbó las palabras ególatras de Rosell.

Aunque la goleada tranquilizó a muchos barcelonistas, fue un serio golpe al positivismo de los medios madrileños. Ver que el Barcelona es capaz de hacer cinco goles, sin que Lionel Messi o David Villa se hicieran presentes en el tanteador, debe ser desesperanzador.


El principal problema para Mourinho y todos los que quieren ver una venganza merengue en este mes de abril, es que el Barcelona ha mostrado recursos inéditos en la presente temporada. Por si fuera poco, si Lionel Messi “la rompió” la temporada pasada, este año romperá la marca de goles, aumentando también el nivel de sus asistencias.


Para un lado o para el otro, estamos a punto de presenciar cuatro súper clásicos épicos. Los resultados de estos duelos se inscribirán con letras de oro en la ya dorada rivalidad entre ambas entidades, sin que esto represente un mayor esfuerzo para la afición. Sólo prepárense para disfrutarlos.