AL VUELO

ROGELIO GUEDEA | Opinión | 31/03/2011

VIDAS INVISIBLES

Subiendo la colina hacia el desmonte que hay antes de llegar al acantilado, caí en la cuenta –en la certeza real, profunda- de que no es verdad que tengamos una sola y única vida que recorra una trayectoria que va del primero de enero al treinta y uno de diciembre, cada año y todos los años, sino que más bien nuestra vida tiene una serie de vidas internas encadenadas, pequeñas vidas que se viven alternativamente dentro, a su vez, de otras vidas igualmente encadenadas a ellas, internas también, y dentro de esas vidas otras se encadenan interminablemente, viviéndose y viviéndonos dentro, con sus leyes y costumbres, sus fueguitos y zonas de recreo, sus cárceles y abismos, intentando asir lo que las otras vidas paralelas y perpendiculares, que suben y que bajan, muestran en su intermitencia, el paso de unas a otras, ese encenderse y apagarse como este vivir y morir nuestro de cada día a razón de milésimas de segundo, para luego volver a llegar a ese punto de encuentro en el que lo que tú eres y yo soy logran, por fin, ser una sola y misma vida.

email: rguedea@hotmail.com
Website: www.rogelioguedea.com
Twitter: @rogelioguedea