Cierran el vuelo en La Huasteca y la Macroplaza

Red Bull/Ultramedia | Deportes | 12/03/2011

Son pocos los atletas de salto BASE que pueden hacer vuelos en Wingsuit. El reto de practicarlos es grande, el riesgo es aún mayor…. Pero la satisfacción de cumplir el sueño de volar es invaluable. Esta semana, la Sultana del Norte contó con la presencia de dos de los mejores representantes de esta disciplina a nivel mundial. Hoy culminaron las travesías aéreas de Jon DeVore y Mike Swanson por cielo regiomontano. Desde la madrugada, los atletas escalaron la vía ferrata de La Huasteca (Torre Independencia). Después de más de tres horas de intenso recorrido, llegaron a la cima; una vez listos, saltaron al mismo tiempo, formando una ‘V’, volando más de 30 segundos antes de abrir sus paracaídas (a menos de 100 m de altura del suelo).

Pero la adrenalina de ese salto no fue suficiente para estos desafiantes de la gravedad… De la Huasteca se dirigieron a la Macroplaza de la capital, donde decenas de personas fueron testigo de un salto de más de 700 m de altura. Fue así, poco después de las 3 de la tarde, que los llamados ‘hombres pájaro’ hicieron su vuelo final y se despidieron de una de las ciudades más imponentes que han visitado.

Monterrey: la locación perfecta Las características geográficas de la Sultana del Norte hacen de Monterrey el lugar ideal para practicar vuelo en Wingsuit. Las paredes montañosas del Cañón del Sumidero (Chiapas) y de las barrancas de Chihuahua también cumplen con la altura que requieren los practicantes de este deporte, sin embargo, en el primer sitio no hay donde aterrizar más que agua, mientras que el segundo representa una ruta de acceso recóndita. En varios de sus puntos, la sierra regiomontana consta con la altura ideal para lograr un vuelo exitoso (de 370 m hasta alrededor de 900 m); “no son paredes 100% verticales, casi siempre constan de una meseta que gradualmente se convierten en planas”, explica Swanson. “La magia de Monterrey, a diferencia de otros países de Europa donde volamos, es que aquí las montañas están pegadas a la ciudad… Eso nunca sucede, ya que por lo general los sitios están muy alejados de las metrópolis”, agregó el atleta.