Entrega Gobernador 47 prelibertades

Administrador Colimapm | Colima | 23/12/2010

Durante el 2010, el índice de reincidencia delictiva disminuyó de 15.44 a 8.6 por ciento con relación al año anterior, dijo el gobernador del Estado, Mario Anguiano Moreno, luego de entregar 47 constancias de prelibertad a internos del Centro de Readaptación Social (Cereso) en Colima y Manzanillo. Al dirigir su mensaje, el mandatario añadió, que en lo que va de su gobierno, 212 personas gozan ya de este beneficio gracias a que observaron una buena conducta y cumplieron con las prerrogativas establecidas en la ley. En este sentido, se dijo satisfecho de coadyuvar en la rehabilitación y reinserción social de quienes cumplen una condena, ya que su espíritu de superación, les permite reincorporarse con éxito a la vida productiva de la sociedad. Asimismo, Anguiano Moreno detalló que los tres Centros de Readaptación Social del Estado, funcionan observando las condiciones de seguridad, reingreso social y derechos humanos que contempla la ley, así como los lineamientos que establece en la materia el Plan Estatal de Desarrollo 2009-2015. Como ejemplo de lo anterior, subrayó, es que se cumplieron dos metas sexenales de gran relevancia, como es el que las familias de los reclusos se incorporen al Programa de Desintoxicación, así como la agilización del sistema de visitas a los internos. De esta manera, explicó Mario Anguiano, Colima avanza a paso firme en la adopción de mecanismos de prevención y readaptación social más eficientes, aunado al establecimiento de instrumentos que permitan a los familiares de los presos, participar en el cumplimiento de estos objetivos. Finalmente, el jefe del Ejecutivo exhortó a los ahora preliberados, a no reincidir para demostrar que son capaces de salir adelante y aprovechar una segunda oportunidad que la sociedad y la ley les otorgan. Por su parte, Guillermo Segura Brenes, director general de Prevención y Readaptación Social, detalló que no existe ni autogobierno, ni sobrepoblación en ninguno de los centros de readaptación. A nombre de los preliberados, Juan Rafael Díaz Sánchez, agradeció al gobernador por brindarles no sólo una segunda oportunidad, sino por enseñarles, al interior del Cereso, a valorar la vida, a aprender un oficio y hacerse acreedores de una nueva vida al lado de sus familias.