SIMPLEMENTE MUJER

CELINA NARANJO | Opinión | 14/07/2011

SEGUNDA PARTE

ADOLESCENCIA: EL DIFÍCIL TRÁNSITO

La brecha generacional dificulta la comunicación y el entendimiento, los padres hablamos desde la experiencia personal y l@s hij@s responden desde su propia inexperiencia, pues están ávidos de explorar, descubrir y aprender por sí mismos.

Es fundamental establecer una escala de valores a nuestr@s hij@s y que les enseñemos a contemplar metas y objetivos que den sentido a su existencia, para que elijan y tomen las decisiones correctas en su proyecto de vida.

Sería ideal y maravilloso que como padres, aprendamos a proporcionarles asistencia, oportunidades, ejemplos y modelos que les permitan tomar la ruta adecuada y hacer de ell@s los seres más felices y realizados.

Estoy segura que tod@s aspiramos a educar hijos libres que no sean esclavos de sus temores, que puedan desenvolverse con soltura y dignidad, realizados con una conciencia ética y autónoma. Con una libertad que debe darse en proporción a la responsabilidad que ell@s demuestren.

Debemos estar alertas a mantener siempre abiertas las vías de comunicación, establecer normas y límites bien definidos que son básicos para la formación de personas responsables y estables, ayudarles a expresar sus sentimientos, otorgarles el reconocimiento que merecen, brindarles espacios de propia decisión, siendo siempre justos y fieles a nuestros principios.

Y lo más importante: decirles reiteradamente y demostrarles con los hechos, cuan importantes son para nosotros y cuanto les amamos. Todos los días de su vida.

A tod@s ustedes gracias por leerme; les deseo que Dios les Bendiga y les recuerdo que ahora es el momento de ser felices…. ¡Hagámoslo!