PUNTO (.) ROJO

Administrador Colimapm | Opinión | 05/10/2018

POR: J. Baldomero Díaz Gaytán

CONGRESO: LA FALLIDA JUGADA DE JOEL PADILLA

BOJADO: LA LLAMADA DE YEIDKOL POLEVNSKY

ESTE DÍA, CLARO QUE MANDO MIS POSTDATAS

El lunes 24 de septiembre, seis días antes de que fuera instalada la nueva Legislatura en el Congreso local, en un domicilio de la zona norte de la ciudad de Colima, el senador Joel Padilla Peña, líder moral y político del Partido del Trabajo, se reunió con los que eran los cinco diputados locales que habían llegado al poder Legislativo cobijados por las siglas de su partido: Carlos César Farías Ramos, Ana Karen Hernández Aceves, Arturo García Arias, Guillermo Toscano y Jazmín García Ramírez. Y ahí lanzó una frase demoledora: “Estamos diseñando las estrategias políticas necesarias para quedarnos con el control de la Cámara”.

Y dejó entrever cuáles eran las siguientes jugadas del ajedrez político: “Hay tres diputados locales del Movimiento de Regeneración Nacional que ven con buenos ojos el sumarnos a nuestro bloque”. No dio nombres, pero se sospecha que a los que se refería Padilla Peña eran el manzanillense Rogelio Salinas Sánchez, el tecomense Julio Anguiano Urbina y una mujer, de la que no se dieron más datos. Obviamente todos comprendieron que al tándem se sumaría la potencial diputada del Partido Verde, Martha Alicia Meza Oregón, pues es del dominio público la alianza que han sostenido en la última década el senador Padilla y el líder del grupo Manzanillo 2000, el ex diputado local Nabor Ochoa, jefe político de la diputada Meza.

La jugada del PT, que pretendía apoderarse del control de la Cámara a través de la Comisión de Gobierno Interno fue leída por los analistas políticos de Morena, a tal grado, que el martes 25, la líder nacional de ese partido, Yeidkol Polevnsky se comunicó con el dirigente de ese partido en el estado, Sergio Jiménez Bojado. Y la orden fue precisa, contundente, directa: “Hay que hacer lo necesario para frenar el agandalle del Partido del Trabajo. Ganamos en las urnas y debemos de tener las posiciones de dirigencia en el Congreso de Colima”.

Fue ahí en donde Jiménez, con todo el respaldo de la dirigencia nacional de Morena, empezó con una fina operación política: Primero, selló las negociaciones con Julio Anguiano y Rogelio Salinas para que permanecieran en la bancada del partido. Después, logró lo que parecía políticamente impensable: Convenció a dos diputados del Partido del Trabajo, a Guillermo Toscano y a Jazmín García Ramírez para que se sumaran a las filas de Morena. Y vino, después, la joya de la corona, logró que la diputada única del Partido Nueva Alianza, Rosalba Farías Larios, renunciara a las siglas del Panal y se incorporara al grupo de Morena. Con todo el peso de su dirigencia, Jiménez Bojado le aplicó un jaque mate devastador al senador Padilla.

Se percibe en el ambiente que el Partido del Trabajo está forjando una rencilla con el Movimiento de Regeneración Nacional en el Congreso, y esa confrontación se podría agudizar el día de hoy, cuando se votará el nombre de quien será el nuevo Oficial Mayor del Poder Legislativo. El grupo de Morena apoya la propuesta de Armando Carrillo Cárdenas, un alto ex funcionario de la Comisión Federal de Electricidad y el Partido del Trabajo busca negociar, en alianza con los otros grupos parlamentarios, la llegada del ex diputado local Marcos Barajas Yescas, uno de los principales aliados políticos del senador Padilla Peña.

Hoy la situación es de lectura simple: En el PT no están nada conformes con el nockout que les propinó la dirigencia de Morena. Y en respuesta, en la alta cúpula del partido de López Obrador no están nada contentos con el frustrado golpe de estado que pretendió aplicarles el grupo de Joel Padilla Peña. No hay que hacernos bolas, parece que entre las bancadas del PT y de Morena se ha perdido la confianza.

Y es lógica la confrontación, porque camino al 2021 de esas dos organizaciones políticas podrían salir dos potenciales candidatos a la gubernatura: Uno de Morena y el otro del PT, en el caso de este último partido político, ya lo dijo públicamente el senador Padilla: “Si el pueblo quiere que yo sea gobernador, pues yo quiero”.

Sin comentarios… Parece que a Joel Padilla ya le perdieron la confianza en Morena. Pero bueno, como siempre tenemos que insistir en la tesis de que eso, sólo parece.

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

P. D. 1.- En el PRI se tiene la percepción de que tres presidentas de voluntariado en el gabinete podrían ser prospectos de candidatas a un puesto de representación popular en el 2021. Las esposas de Jaime Flores Merlo, de Carlos Noriega García y de Jesús Sánchez Romo son vistas en el partido como cuadros destacados que podrían aparecer en las boletas de la elección que se realizará en tres años más.

P. D. 2.- En el ambiente político se da como un hecho que la maestra Elba Esther Gordillo tiene todo el respaldo de Andrés Manuel López Obrador para recuperar la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. En Colima son muchos los que están contentos con el inminente retorno de la maestra. Pero también, se cuentan por docenas a los que les están temblando las patitas.

P. D. 3.- El lunes, la alcaldesa electa de Manzanillo, Griselda Martínez, presentará a su gabinete. Aquí damos otro nombre: Miguel Salazar Abaroa será el responsable de la Dirección de Desarrollo Social, la que se encarga de atender todos los programas sociales del Ayuntamiento. Mensaje claro para el 2021: En Morena podrían darle a Salazar lo que nunca le dieron ni en el PAN ni en el PRI, la oportunidad de ser candidato a una diputación.

Y ni una línea más.