LA PANGA

MAYAHUEL HURTADO | Opinión | 05/10/2018

LOS SECRETOS Y LOS EFECTOS DE LA LLUVIA...

Siempre ha existido tecnología y ciencia para lograr importantes avances; desde hace años sabemos que se puede generar lluvia de forma artificial, pero ¿puede hacerse que deje de llover? Citaremos un ejemplo de Murcia una ciudad en España, donde desde hace años se comenzaron a realizar investigaciones para evitar que llueva y fue la solicitud formal a la Fiscalía de Medio Ambiente en donde pide que investigue vuelos hechos por avionetas a baja altitud y en los que, supuestamente, estos aparatos vierten productos para evitar que llueva.

Después de años de investigación y denuncias no se ha demostrado la existencia de estos aviones, pero su intención con esto es la de "sorprenderlos in fraganti" para aportar pruebas identificando a los responsables. Los agricultores se quejan de que cuando está a punto de llover aparecen estas avionetas volando a baja altura y rompiendo las nubes para evitar que llueva, lo que dicen les está llevando a una sequía que impide el crecimiento de sus cosechas. También se ha denunciado la utilización de cohetes anti-granizo con la misma finalidad.

Sin embargo esto se dice traen alteraciones en las condiciones climáticas y mientras se disipa la tormenta de un lugar, la gente del campo asegura que esta se  va a otra zona en donde de manera impresionante azota a la ciudad o a las zonas de cultivos, lo cual generan pérdidas en los productores. Y es que a pesar que durante años han realizado las denuncias, nada ha hecho la autoridad para aclarar el hecho, simplemente archiva los expedientes en donde el principal argumento es la falta de pruebas.

Pero ese no es el único caso que hemos visto en que la lluvia ha sido controlada, para ello remontaremos al 2016 en el marco del evento más importante de Rusia y que fue una nota de la BBC que le dio la vuelta al mundo y fue cuando el 1 de mayo que es uno de los más importantes en la antigua Unión Soviética. Las celebraciones se suceden en toda Rusia y en las ex repúblicas, con la participación de los sindicatos y el partido Rusia Unida del mandatario Vladimir Putin.

Es el Día de la Primavera y el Trabajo— antes Día de la Solidaridad Internacional de los Trabajadores—, y más de 140.000 personas marchan por la Plaza Roja de Moscú.

Así que el Kremlin quería asegurar un cielo despejado, pagó por ello— $1.3 millones de dólares, según la agencia de noticias oficial TASS— y lo logró. ¿Pero cómo lo consiguió? Lo que hizo fue utilizar la técnica conocida como "siembra de nubes" dos días antes, el viernes 29 de abril.

Aunque pueda parecer ciencia ficción y tal vez sea poco conocido, la siembra de nubes lleva realizándose desde la década de 1940. Fue entonces cuando la desarrolló el químico de General Electrics y meteorólogo estadounidense Vincent Schaefer, el mismo que inventó la nieve artificial.

La técnica consiste en rociar las nubes con compuestos químicos para provocar una nucleación de cristales de hielo a partir de las gotas de agua. Así, se fuerza la precipitación antes de que ocurra de forma natural. Y se hace con avionetas adaptadas para que puedan llevar a cabo esa función o disparando esos compuestos desde tierra, con cañones. El que se usa con más frecuencia es el yoduro de plata (AgI), un químico que se emplea también en fotografía y como antiséptico en medicina.

Pero también se puede sembrar nubes con dióxido de carbono congelado, con hielo seco o con materiales higroscópicos como la sal. Lo que hace esta última sustancia es atraer las moléculas de agua, y esto permite agruparlas y formar gotas. Es una opción que ya se ha puesto en prueba en India. ¿Qué le parece a usted amable lector, lectora?

TAMBIÉN SE PUEDE HACER LLOVER, así como usted lo escuchó y muchos países que entran en sequía han hecho uso de la ciencia y la tecnología, citaremos un ejemplo en Puerto Rico, en donde ante la urgente necesidad de lluvia, se decidió hacer llover valiéndose de varios recursos, varios expertos mostraron sus reservas.

"Hay riesgos que hay que discutir", advirtió por ejemplo Arturo Massol Deyá, un profesor de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Mayagüez. "Si remueves la humedad en la mitad este de Puerto Rico, si interceptas (la lluvia) en un sitio, vas a comprometer el patrón de lluvia de otro lugar", añadió. "Puedes impactar la mitad oeste del país, la zona que mantiene a dos terceras partes del país sin racionamiento".

Pero científicos como Dave Reynolds, meteorólogo de la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional de EE.UU., rechazan esa idea. "Las nubes se regeneran constantemente, por lo que provocar precipitaciones no hace que llueva menos en otros lugares, hace que llueva más en más sitios", señaló en al medio digital Bloomberg.

Y es esta última idea la que está en la mente de algunas personas, lo cual ya en diversos puntos de Colima se está convirtiendo en un mito urbano; la gente adulta, la que conoce del campo, cree que las lluvias desastrosas en ciertos puntos, son originadas por el desequilibrio que se genera ahuyentando las nubes que auguran una tormenta en otras partes. Realidad a no, la gente comienza a comentar porqué si el cielo se torna negro, relampaguea y pareciera que caerá una tormenta y pasa el tiempo y ni una gota cae, caso contrario  de quien se sorprende porque de la nada se formó una tormenta que causó inundaciones y en donde en tierras agrícolas, se perdieron cultivos por las borrascas.

Insisto en que es un comentario Vox Populli, pero que ya está generando mucha inquietud entre los habitantes de diferentes puntos de la entidad. Sería bueno que la Universidad de Colima investigue este tema, puesto que las últimas borrascas registradas en Colima y Manzanillo dan mucho que pensar y eso es lo que comenta la gente.