PUNTO (.) ROJO

Administrador Colimapm | Opinión | 16/04/2018

POR: J. Baldomero Díaz Gaytán

LA CASETA… “EL QUE LA SABE LA TEJE Y…”

ESTE DÍA, CLARO QUE MANDO POSTDATAS

Mi amigo Silvano Hernández tiene una frase popular que la aplica como filosofía de vida: “El que la sabe la teje y el que no, nomás la enmaraña”. Y este refrán queda como anillo al dedo para definir el perfil de los que encabezan el movimiento para desaparecer el peaje en la caseta de cobro de Cuyutlán, en la autopista Colima-Manzanillo.

Nunca como hoy se habían presentado condiciones tan favorables para encabezar una lucha social en contra de la caseta de cobro. Había líderes ciudadanos que se veían sólidos en el discurso y perseverantes y congruentes en las actitudes. Había solidaridad de la gente, a tal grado, que en un par de días se recolectaron miles y miles de firmas en las diferentes plazas públicas del estado. Y había, algo fundamental, un respaldo total hacia el movimiento por parte de los integrantes de la llamada clase política y de los integrantes de los medios de comunicación. El cocktel de inconformes estaba listo, preparado para haber logrado mucho.

¿Y qué pasó? Fácil, simple, los responsables del movimiento, a la hora de la hora, no supieron tejer y acabaron enmarañando la protesta. Primero, “chilanguizaron” el movimiento con manifestantes de la capital del país y ahí se acabó el encanto, ahí tronó el sentido de la lucha, porque lo que era una manifestación justa de protesta de los colimenses se convirtió en un griterío de expresiones en contra del sistema política priísta.

A los de Colima nos harta y decepciona ese tipo de manifestaciones. Y ayer, queda la impresión de que el movimiento de lucha contra la caseta quedó sepultado, porque no es lo mismo la gimnasia que la magnesia. A los de Colima no nos gustan las quejas ciudadanas que llevan como eje central la alteración del orden público. No hubo, en toda la célula organizacional del movimiento, alguien que tejiera y en cambio, sí hubo muchos que escucharon el canto de las sirenas y tomaron la ruta de convertir la manifestación en un circo de griterío mediático.

Entre los damnificados por esa forma de proceder de los manifestantes, están los nombres de algunos compañeros periodistas. A ellos nuestra solidaridad, porque de lo que menos pueden quejarse los integrantes del movimiento, es de la falta de cobertura informativa. No pueden culpar a los medios de comunicación de su fracaso, pues al final de cuentas, los que cruzaron la delgada línea que separa las expresiones sociales justas de las protestas callejeras fueron ellos. Fui de los que en más de una ocasión escribí en este espacio en favor del movimiento ciudadano. Hoy me toca estar del lado de los decepcionados. Pero bueno, en el fondo, una vez más, queda claro que aún en las protestas se necesita la guía y el talento político.

Sin embargo, hay que ser positivos: Ojalá el movimiento no se detenga, pero que sí, desde adentro del grupo organizador, se diseñen nuevos protocolos de operación que les permitan tejer y no enmarañar. Ojalá respeten a la prensa, porque los medios, lo dice la historia, siempre han sido claves en las grandes transformaciones sociales. Y ojalá se convenzan que Colima no es Guerrero, no es Michoacán, no es la Ciudad de México y aquí simple y llanamente no nos gustan las propuestas de agitación social.

Por lo tanto, que se oiga recio: Ojalá y el movimiento siga, pero con revulsivos inteligentes que propongan un cambio desde la legalidad. El horno no está para bollos y en pocas palabras, la solución de los problemas no son los desmadres callejeros. Y eso, sin duda, a todos nos queda claro.

MIS POSTDATAS DE ESTE DÍA

P. D. 1.- El Consejo General del Instituto Electoral del Estado anuló el registro de todos los candidatos de la coalición Morena-PT-PES a las diputaciones locales, tanto de mayoría como de representación proporcional. Parece show mediático, pues en el fondo, me queda la impresión de que el Tribunal Electoral ordenará el registro de esas candidaturas. Morena va a pelear por ser la primera fuerza política del estado.

P. D. 2.- Hay coincidencia en los números de todas las encuestas. La lucha por el Senado de la República, en el estado de Colima, se ha emparejado entre las tres coaliciones. La dupla Benavides-Moreno necesita apretar el paso. Mientras que Abaroa y Ladino poco a poco empiezan a encarpetar sus agendas. Y en lo que respecta a Joel Padilla, simple y llanamente, se sacó la lotería en este proceso político.

P. D. 3.- Vaya ridículo el que protagonizó el día de ayer el diputado Luis Ladino, candidato del PAN al Senado de la República. Literalmente fue corrido de la manifestación que se realizó en la caseta de Cuyutlán. Es obvio que Ladino no midió las consecuencias de su protagonismo y en el pecado ha llevado la penitencia. Vaya, fue un típico caso de imprudencia política y como esos, habrá muchos en este proceso. Al tiempo.

P. D. 4.- Rogelio Rueda dijo en Manzanillo que “si los resultados no son los esperados, renunciaré a la presidencia del PRI después de la elección”... Rogelio debe renunciar ya, con urgencia, a la dirigencia del CDE del PRI, porque su presencia y decisiones han generado una profunda división y enojo entre la militancia. Vaya, en el puerto, por lo menos en 30 cuentas de redes sociales de militantes del PRI lo acusan de “ser tan descarado que anda promoviendo a Indira Vizcaíno”. Y ahí están las capturas de pantalla para los que tengan dudas.

P. D. 5.- Hay que ir jugando un poco al futurismo político: Si Andrés Manuel López Obrador gana la Presidencia de la República, ¿quién o quiénes pelearían por la candidatura de Morena a la gubernatura en el 2021? César Yáñez es uno de los hombres más cercanos a Andrés Manuel y es oriundo de Colima. Y ahí están encarpetados los nombres de Joel Padilla e Indira Vizcaíno. Se ve tan lejos el 2021, pero no lo está tanto.

P. D. 6.- Algo anda mal en la estructura mental de Martha Zepeda, la candidata del PAN-PRD a la diputación federal por el primer distrito electoral. Ayer subió a su cuenta de redes sociales una foto con un burro y planteó una pregunta: “¿Alguien sabe el nombre del funcionario priísta con el que me tomé la foto?”. Hay que cuestionarle enérgicamente a Zepeda del Toro su discurso político… pero bueno, anda tan desorientada que dijo hace unos días que “no quiero ser parte del harén de Jorge Luis Preciado”. Sin comentarios, así, en silencio, sin comentarios.

Y ni una línea más.